sábado, 10 de abril de 2010

EL NIÑO QUE QUERÍA SER...




El niño quiso ser pez; metió los pies en el río,
estaba tan frío el río, que ya no quiso ser pez.

El niño quiso ser ave; se asomó al balcón del aire,
estaba tan alto el aire, que ya no quiso ser ave.

El niño quiso ser perro; se puso a ladrar a un gato,
le trató tan mal el gato, que ya no quiso ser perro.

El niño quiso ser hombre; empezó a ponerse años,
le estaban tan mal los años, que ya no quiso ser hombre.

Y ya no quiso crecer, no quería crecer el niño,
se estaba tan bien de niño, pero tuvo que crecer.

Y una tarde, al volver a su placita de niño
el hombre quiso ser niño, pero ya no pudo ser.

Manuel Benítez Carrasco





Y para alegraros el fin de semana, os dejo esta simpática composición de estos otros dos angelitos.


4 comentarios:

El Drac dijo...

Qué lindo poemita y en verdad la niñez es la época más tierna de la vida, cuyas responsabilidades nos "parecen" (pero de volver a ser niños veríamos que no es cierto) tan pequeñas que desearíamos volver. Un gran abrazo

Loli Martinez dijo...

Precioso y que ese niñ@ que llevamos dentro nunca deje de imaginar.Felicidades.
Un besito para mi niña.

Cele dijo...

Me ha encantado el poema, que bonito y que cierto. Cuando eres niño sueñas con ser un montón de cosas, y cuando dejas de ser niño, sueñas con volver a serlo. Ahí es donde realmente sueñas imposibles.
Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo

Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes