viernes, 27 de febrero de 2009

ECHAR DE MENOS


Echar de menos

es sentir el alma disolviéndose en el aire.

Es abrir los ojos y de golpe no ver nada.

Estirar las manos hasta el cielo y no tocar.

 

Echar de menos

es quemarse la razón con los recuerdos,

sonreír de pronto sin tener ningún motivo

o llorar como una niña en el silencio.

 

Morir un poco cada día, y sin embargo

Seguir viviendo, alimentándose del tiempo.

Es no encontrar hogar en ningún sitio.

 

Echar de menos

es coger con la ilusión cientos de aviones.

Saber que se te espera en mil lugares.

Querer vivir, tal vez, doscientas vidas.

 

Echar de menos

es despertarse, y no querer abrir los ojos.

Es guardar vuestras voces bajo llave.

 

Es mirar hacia atrás, y estar tan cerca…

que me duele de pronto acostumbrarme.

-No saber dónde vais… qué estáis haciendo…-

 

Es dudar que nadie pueda ya entenderme.

Pasar horas mirando la bandera

de un tiempo que hace poco

fue tan nuestro,

tan nuestro que al final, echar de menos… 


...es seguir caminando sin vosotros

como un tren entre la niebla

cuando todo el mundo duerme.

 

 María Laura dell’Aguila

 

Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes