martes, 30 de diciembre de 2008

FELIZ AÑO 2009




Faltan sólo unas horas para que nos deje el año 2008 y recibamos al 2009.
La gran pregunta que siempre nos hacemos es ¿que nos traerá el año que se inicia?.
Tradicionalmente todos los fines de años se acostumbra a realizar un balance de lo transcurrido en los 365 días anteriores, se tiran los almanaques como reafirmación del tiempo pasado y apertura a lo que vendrá , y muchos tenemos la sensación de estar en un periodo de cambio, donde todo es posible , con una profunda carga de ilusión y esperanza.

El milagro de la tele, en cuestión de segundos, nos transportaba de Tokio a Nueva York, de Roma a Buenos Aires. Y una palabra millones de veces repetida en todas las lenguas: 

¡¡Feliz Año Nuevo!!

¡Qué bien y qué bonito! Eso quiere decir simple y llanamente que apostamos por la esperanza. Si no, no tendría sentido tanto brindis. Si se despierta en todos los continentes esa inmensa oleada de ilusión, de radicales anhelos de paz y de solidaridad, es porque en el fondo del corazón humano hay un deseo compartido, un afán colectivo de que alguna vez , esta tierra nuestra deje de ser un triste valle de lágrimas, un campo de batallas absurdas, un infierno sin esperanza . Eso quiere decir que aquí, en Moscú o en Filipinas soñamos por un mundo mejor, por un mundo donde no exista más dolor que el inevitable. En una palabra, un mundo más humano.Sencillamente eso.

Amigos, que el año próximo encontremos en nuestro interior la fuerza para realizar aquello que hemos pedido.
Que de nuestro interior surja la chispa que pueda encender una llama que se extienda al mundo entero.
Que nuestra antorcha humaniza dora ilumine con fuerza y que nuestras acciones lleguen más lejos que nunca.

Un pequeño acto de reflexión sobre nuestros deseos:
¿Qué necesito yo realmente para el año próximo? 
¿Qué necesitan los más cercanos a mí, mi gente más querida?
¿Qué necesitan mis vecinos, mi ciudad, mi país o el país donde vivo?
¿Qué necesita la Humanidad para el año 2009?

Ahora, hagamos una profunda inspiración, llevemos el aire al centro de nuestro pecho y, desde nuestro corazón, pidamos con fuerza y con fe aquello que necesitamos verdaderamente.

Es la necesidad de cambio y de renovación, la que justifica que todas las culturas y civilizaciones convoquen a la gente para celebrar juntos y de forma festiva un ciclo nuevo que llega para todos. 
Así, cuando este fin de año se levanten las copas para brindar por el comienzo de un nuevo año,  brindaré alegremente por todo el año 2008, brindaré por haberlo vivido con todas sus cosas buenas y con las que no fueron tan buenas, brindaré por toda mi familia, por todos mis amigos, brindaré por el nuevo año 2009, con toda mi energía positiva, con todas mis ganas, con todos mis buenos deseos por un mundo mejor, un mundo sin envidias, un mundo con pocos ratos malos y entre tanto brindis, obsequiaré al nuevo año 2009, con la mejor de mis sonrisas, a ver si lo hechizo y lo hago mi aliado, para que no me abandone, me mime, me abrace y me quiera muchísimo y me de muchas alegrías durante todo el año que viene.

¡¡Brindemos!!

QUE TODOS NUESTROS DESEOS SE HAGAN REALIDAD EN ESTE NUEVO AÑO

1 comentario:

Jose dijo...

Yo levanto mi copa y brindo contigo. Gracias por darnos tanta energia positiva. FELIZ AÑO 2009!!!!!

Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes