lunes, 3 de noviembre de 2008

AL FINAL DEL PASILLO

El fondo del pasillo estaba oscuro y me daba miedo; una noche mi padre me cogió de la mano y juntos fuimos hacia la oscuridad.

-No tengas miedo, comprobarás que no hay razón para asustarse.-

Yo estaba de su mano, él estaba conmigo y eso me infundía valor.
Siempre que he tenido miedo, he recordado aquel pasillo y aquella lección.

Hoy, él es mayor y estamos otra vez los dos solos; en su mirada hay una despedida. He cogido su mano.

-No tengas miedo, comprobarás que no hay razón para asustarse.-

No he podido sujetar el dolor.

Jose C. Pérez Carranque.

Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes