martes, 18 de diciembre de 2007

LOS OJOS.

Os voy a contar una historia de una joven ciega, que se odiaba a si misma, y a todo el mundo, por ser ciega.

Odiaba a todos, menos a su novio que la quería mucho.

Un día, consiguió un par de ojos sanos, la operaron y pudo ver.

Cuando lo hizo , el novio le preguntó si se casaría con él, a lo que ella respondió que no, porque se dio cuenta que él era ciego.

El novio, triste, lo comprendió y se despidió de su vida. En su partida le dejó una nota que decía:

Tan solo te pido que cuides muy bien de mis ojos,
pues te los regalé y ahora son tuyos.
Te quiero.







2 comentarios:

Patri dijo...

Y con esa historia queda demostrado que a veces ciega más el ver con los ojos que con el corazón. También me hace pensar en que a veces por darlo todo...todo lo perdemos. Y a veces no te queda nada. En realidad ese es el mejor momento, pues cuando no tienes nada que perder es el único momento en que puedes apostarlo todo.

En fin, me despido...un ojo precioso, como el de Silvia :)

Ah! Y aún recuerdo ese plato de macarrones que produjo que se me hiciera la boca agua...^^

Anónimo dijo...

Animo Silcana, tu puedes conseguirlo. Ah, y recuerda que si montas una empresa de viajes cuenta con nosotros. Ah, tambien no olvides buscar algo para semana santa que se nos hecha el tiempo encima.Un Saludo, los FADOS.

Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes