sábado, 4 de abril de 2009

TOQUES DE HUMOR II







Un niño le pregunta a su padre:

- Papá, ¿qué es la política?

El padre responde:
Yo traigo el dinero a casa, por eso soy el Capitalismo.
Tu madre controla el dinero, por tanto es el Gobierno.
El abuelo controla que todo sea normal, por tanto es el Sindicato.
Nuestra criada es la Clase Obrera.
Todos nos preocupamos de que tú estés bien, por eso tú eres el Pueblo.
Y tu hermanito, que todavía lleva pañales, es el Futuro.
¿Has entendido, hijo mío?

El pequeño piensa un poco y le dice a su padre que quiere consultarlo con la almohada.
Durante la noche, el niño se despierta por el llanto de su hermanito que tiene sucio el pañal.
Como no sabe qué hacer, va a la habitación de sus padres.
Allí está su madre durmiendo profundamente y no consigue despertarla.
Entonces va a la habitación de la criada, donde encuentra a su padre que se divierte con ella, mientras el abuelo espía por la ventana.
Todos están tan ocupados que no se dan cuenta de la presencia del niño.
Por tanto, el pequeño decide volver a dormir.

Por la mañana, el padre le pregunta si ahora le sabe explicar en pocas palabras qué es la política.
- SÍ, - responde el hijo
-El capitalismo se aprovecha de la clase obrera.
El sindicato mira cómo lo hace.
Mientras tanto, el gobierno duerme.
El pueblo es ignorado completamente.
Y el futuro se nos llena de mierda.
Esto es la política.




La profesora en el colegio dice:
- A ver, tú Antonio, dime tres partes del cuerpo humano que empiecen por la letra C, y dice el niño:
- Cabeza, corazón y cuello.

La profesora dice:
- Muy bien Antonio.

Luego dice:
- José, dime 3 partes del cuerpo humano que empiecen por la letra P, y el niño dice:
- Pues, pierna, páncreas y pulmón.

Entonces la profesora dice:
- Veamos Jaimito dime tres partes del cuerpo humano que empiecen por la letra Z y dice el niño:
- ¿Por la letra Z? Ahora mismo se lo digo: Las zejas, los zojos y las zuñas.





Resulta que para entrar al cielo, había una entrada para hombres y una para mujeres. 

Por la entrada de hombres, había dos puertas, una con un letrero que decía:
"MI MUJER MANDABA EN MI CASA"; y otra con un letrero que decía "YO MANDABA EN MI CASA". 

Y como es de suponerse, en la primera puerta, había una cantidad enorme de hombres esperando, mientras que en la segunda puerta, no había nadie. 
Hasta que de repente, al llegar al cielo, uno de los interesados por pasar, tomó la opción de entrar por la segunda puerta. 

Todos los presentes se sorprendieron muchísimo, y cuchicheaban entre sí, hasta que por fin alguien se animó a ir a preguntarle al recién llegado el por que había elegido esa puerta, a lo que el hombre respondió: 

- " Es que mi mujer me dijo que me pusiera aquí".


Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes