miércoles, 8 de abril de 2009

LEYENDA DEL CRISTO DE LA SANGRE EN MÁLAGA




En una ciudad de carácter marinero como es Málaga existe una leyenda vinculada con los pescadores.

Cuentan que se encontraban unos pescadores en su jábega como cada día, realizando sus tarea de pesca, cuando de repente fueron sorprendidos por una terrible tormenta, tan grande que los viejos del lugar, decían no se había conocido otra igual, con la desgracia de que el oleaje los apartó de nuestra
costa. 

Todos los marineros se dispusieron a enfrentarse a ella y salvar el barco. A pesar de sus esfuerzos por dominar la embarcación y alcanzar tierra firme, éstos resultaron fueron nulos. Entre negros nubarrones y olas desafiantes, creyendo en su inminente final encomendaron sus almas a Dios rogando el divino perdón. 

Fue entonces, tras las plegarias, cuando se abrieron las negras nubes que cubrían el cielo y surgió del Cielo un pequeño y luminoso rayo de luz. Se formó un claro en medio del oleaje y en dicho lugar apareció la imagen de un Cristo Crucificado. El rayo de luz les hizo dirigir la embarcación hacia la Imagen y a medida que se acercaban a él, la tormenta se iba debilitando hasta que desapareció por completo.

Dando gracias a Dios los pescadores  rescataron de las aguas la Imagen del Cristo y quedaron perplejos al observar como le brotaba la sangre de  la herida del costado , realizada por el centurión romano. 

El temporal terminó por amainar y consiguieron atracar sanos y salvos en tierra firme donde se encontraban sus preocupados familiares y amigos, llevando con ellos la Imagen del Cristo Crucificado, comprobando que realmente de la imagen manaba sangre sin ninguna explicación y por obra de un milagro, todos los asistentes se arrodillaron y rezaron a la figura, la cual posteriormente fue trasladada y colocada en el altar situado en el antiguo Convento de la Merced donde sería venerada desde entonces como el Cristo de la Sangre.

Desde entonces la imagen fue adorada por muchos, que enterados de los sucesos acaecidos en alta mar y de las continuas gotas de sangre que brotaba de las heridas de la imagen, la consideraron milagrosa.

A partir de aquel día fue conocida como el Cristo de la Sangre y la capilla es aun hoy sitio de peregrinación para todos aquellos que van a visitarla con devoción.

Esta imagen fue destruida en 1931 y se encargó la actual al escultor Francisco Palma Burgos.

Cartel anunciador salida procesional 2009

Autor : D. Pedro de la Rua

Cofradía de la Sangre Málaga 1960

Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes