lunes, 31 de marzo de 2008

VIVIR BIEN DESPIERTOS



No podemos vivir dormidos alegando que los sueños no se hacen realidad; hay que abrir la puerta a la posibilidad.

La magia existe en todas partes. Si soñásemos más y mejor, a buen seguro que habría más estrellas fugaces y más semblantes felices.

Soñar nos permite mantener vivo a nuestro niño interior y , cuando él está vivo y activo, nuestra vida se vuelve mucho más dichosa.

Una vida sin sueños , sin magia, sin fantasía , sin creatividad... es una vida vivida en el cuarto de las escobas en vez de en la suite de lujo del hotel que nos ofrece la vida.

Soñar nos hace sentirnos pletóricos, llenos de planes , ilusionados cada despertar y agradecidos con cada anochecer.

Sólo si creemos que algo es posible, sabremos diseñar la estrategia adecuada para lograrlo.

Los sueños sólo se hacen realidad cuando nos enamoramos de ellos.


Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes