viernes, 19 de febrero de 2010

LA ESCUELA DEL HAMBRE.





Esta historia transcurre en el siglo XVII en Japón, durante un periodo de hambre.

Un campesino, que no tenía con qué alimentar a su familia, se acuerda de la costumbre que promete una fuerte recompensa, al que sea capaz de desafiar y vencer al maestro de una escuela de sable.

Aunque no había tocado un arma en su vida, el campesino desafía al maestro más famoso de la región. El día fijado, delante de un publico numeroso, los dos hombres se enfrentan. El campesino, sin mostrarse nada impresionado por la reputación de su adversario, lo espera a pie firme, mientras que el maestro de sable estaba un poco turbado por tal determinación.

.-¿Quién será este hombre?. piensa.

.-Jamás ningún villano hubiera tenido el valor de desafiarme. ¿No será una trampa de mis enemigos?

El campesino, desesperado por el hambre, se adelanta resueltamente hacia su rival. El Maestro duda, desconcertado por la total ausencia de técnica de su adversario. Finalmente, retrocede movido por el miedo. Antes incluso del primer asalto, el maestro siente que será vencido. Baja su sable y dice:

-Usted es el vencedor. Por primera vez en mi vida he sido abatido. Entre todas las escuelas de sable, la mía es la más renombrada. Es conocida con el nombre de "La que en un solo gesto lleva diez mil golpes". ¿Puedo preguntarle, respetuosamente, el nombre de su escuela?

-La escuela del hambre -responde el campesino.


7 comentarios:

MORGANA dijo...

Y es que por hambre se hace cualquier cosa...muy buen post,Vic.
Hasta el lunes

Lely Vehuel dijo...

Paso como siempre de visita por tu sitio, ya que es un placer pasear por aquí. Es una delicia leer y sentirse reconfortado con todo lo que expones aquí. A cambio de este disfrute te invito a pasar por peregrino de sabiduria, hay algo nuevo que leer. mucha luz, seguire pasando, hasta pronto...

Loli Martinez dijo...

Felicidades por tan genial relato y reflexión.
Las situaciones motivan muchas decisiones que a veces ní pensamos.
Un placer leerte.
Un beso querida amiga .

dyeve dijo...

historia muy interesante. Felicidades! besos

Antoñi dijo...

Bien decía Manuel Benítez "El cordobés", en referencia al miedo a las cornadas de los toros; .."más miedo dan las cornadas del hambre"..
Creo que es algo que hay que vivirlo para saber como cala, en tu vida y las decisiones que te ves abogado a tomar....
Besos
Antoñi

Gara dijo...

Tus entradas siempre tan interesantes, Vic!

Ojalá no la conozcamos nunca.

Ya estoy de vuelta, disculpa mi ausencia pero he estado de vacaciones dos semanas disfrutando de los Carnavales y de mi amor.

Un gran abrazo

Anónimo dijo...

Pues, por una familia y unos hijos se puede hacer cualquier cosa, no se si estes de acuerdo conmigo, tu que ya eres mama, pero mis padres hicieron todo por nosotros para que estudiaramos, luego decian: "me saco el bocado de la boca para darselos a los hijos" jejeje, y ahora no nos perdemos la oportunidad de devolverles "de alguna manera" todo lo que ellos hicieron por nosotros... Saludos, Vic, me gusto este escrito. Selene

Related Posts with Thumbnails

COMENTARISTAS

Visitantes recientes